SubID: blog

Corredores de seguros en comunidades de propietarios

corredores de seguros en comunidades de propietariosLos corredores de seguros son imprescindibles para las comunidades de propietarios que no quieren llevarse un sobresalto con su seguro.

¿Para qué sirven los corredores de seguros?

Con tanta información en Internet algunas personas sienten la tentación de preguntarse para qué sirven los médicos. O los ingenieros, los sanitarios, los abogados, los gestores, los administradores de fincas o los corredores de seguros. Un dicho popular aclara la cuestión: para separar el grano de la paja, distinguir lo esencial y valioso de lo accesorio e inútil. Bien distinto es información de conocimiento.

Durante los últimos años las Comunidades de Propietarios se enfrentan a retos y desafíos que afectan a la convivencia, administración y organización de sus servicios. Los propietarios no disponen de tiempo para dedicar a las áreas comunes de la finca. Los Administradores de Fincas tienen cada día más “ladrones de tiempo”. Las compañías de seguros automatizan, externalizan servicios y reducen personal. Todo apunta a que la elección de las pólizas de seguros adecuadas para una comunidad de propietarios puede resultar complicada.

En este contexto, posiblemente convenga consultar con un especialista para conocer si se dispone del producto más adecuado según el perfil de riesgo. La figura del corredor de seguros adquiere una esencial importancia ante los nuevos riesgos y posibles siniestros a los que puede enfrentarse una comunidad. Analicemos el por qué.

Funciones del corredor de seguros en la contratación

El corredor de seguros es un profesional independiente e imparcial, que no está vinculado a ninguna compañía de seguros concreta. Puede representar a la Comunidad de Propietarios ante las aseguradoras, realizando las siguientes funciones clave:

  • IDENTIFICAR los riesgos más habituales en el edificio. Casa la información estadística del sector con las características y dotación de servicios de la edificación y su experiencia de incidencias habituales.
  • PROPONER el valor por el que debe asegurarse el inmueble para evitar la regla de equidad e infraseguro. Para ello consulta organismos como el Catastro, Ayuntamiento o Registros, y estudia documentación como la División Horizontal, Estatutos o Estadísticas de precios de reconstrucción. Además, visita el riesgo físicamente para completar su visión.
  • COMPARAR las coberturas de las distintas aseguradoras, en su literalidad y en una correcta interpretación de la “letra pequeña” de sus cláusulas, límites y exclusiones.
  • SELECCIONAR, para una comunidad de propietarios concreta, distintas modalidades de seguro de diferentes aseguradoras, considerando la composición del inmueble: viviendas, oficinas, locales, garajes, etc.

Las comunidades de propietarios necesitan un corredor de seguros

Los puntos anteriores justifican sobradamente la necesidad de que las comunidades de propietarios cuenten con un corredor de seguros.  Además, el corredor de seguros tiene una potente capacidad de negociación con las aseguradoras para introducir cláusulas especiales necesarias en algunos supuestos (instalación de piscinas en cubierta, fachadas acristaladas, elevado número de plantas y sótanos, carteles publicitarios, existencia de madera en la estructura, antigüedad, riesgos colindantes, etc.).

El corredor de seguros consigue los mejores seguros mediante un asesoramiento técnico-objetivo en coberturas, capitales, interpretación de cláusulas y actualización de productos. Y todo, teniendo siempre en cuenta las necesidades y particularidades de la comunidad de propietarios.

Regulación de la actividad de corredor de seguros

Además de que su labor cuenta con todas las garantías, su figura y actividad están reguladas y controladas por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (cada año este órgano regulador fiscaliza la actividad de los corredores y corredurías de seguros mediante el informe DEC).

El corredor de seguros ofrece un trato cercano y personalizado en el que se incluyen el servicio postventa y la asistencia en caso de siniestro. Y tiene conocimientos e información suficientes para ser considerado un experto en seguros.

Tal como establecía la Ley de Mediación en Seguros y el actual  RDL 3/2020 de medidas urgentes, el corredor de seguros está obligado a suscribir un seguro de responsabilidad civil por cuantía mínima de 1.250.000 euros y un seguro de caución por un importe mínimo del 4 % de las primas que recauda de sus clientes, dos importantes garantías ante posibles errores. El corredor pone al servicio de la comunidad su amplia experiencia y conocimiento del mercado asegurador, mediante un análisis objetivo. Su tarea es independiente por imposición legal. En “román paladino” está obligado a hacerlo bien.

El Artículo 136 del RDL 3/2020 establece que

“Igualmente, no podrá ejercerse la actividad de distribución de seguros, ni por sí ni por medio de persona interpuesta, en relación con las personas o entidades que se encuentren sujetas por vínculos de dependencia o sujeción especial con el mediador, por razón de las específicas competencias o facultades de dirección de este último, que puedan poner en concreto peligro la libertad de los interesados en la contratación de los seguros en la elección de la entidad aseguradora.

Alternativas a la contratación a través de corredor de seguros

Cabe la posibilidad de que la Comunidad decida informarse por sí misma de las ofertas de las diversas aseguradoras (más de 200 actualmente en España). Así obtendría una visión incompleta y sesgada, probablemente inducida por una relación de amistad o familiaridad de alguno de los propietarios sin experiencia aseguradora.

También podría hacerlo a través del Administrador de la comunidad. Este perdería su imparcialidad e incrementaría su compleja labor de coordinar multitud de servicios y proveedores. Gestionar numerosas comunidades con diversas pólizas y mucha frecuencia de siniestros, supone un coste elevado de tiempo. Gestiones como solicitud de presupuestos, apertura de siniestros, atención telefónica y seguimiento de la intervención de los distinto gremios, pueden agravarse por la carencia de capacitación técnica en materia de seguros y la falta de contactos de calidad a donde dirigir sus reclamaciones dentro de las compañías.

Los administradores no son expertos en seguros, pero dentro de sus obligaciones contractuales se encuentra la tediosa gestión de las incidencias en sus comunidades, y la Correduría de seguros es el interlocutor que necesitan para resolver sus siniestros como un departamento externo y especializado.

Lo que hace el corredor de seguros durante la vida de la póliza

El corredor de seguros dispone de la libertad legal y la experiencia necesaria para desarrollar este trabajo. El corredor está formado en materia financiera, legislativa y aseguradora para satisfacer de pleno las necesidades de cada cliente.

En cuanto a los siniestros, dispone de la metodología necesaria para

  • AGILIZAR la resolución de todos los trámites relacionados con el seguro,
  • Realizar un SEGUIMIENTO diario de los expedientes,
  • ELABORAR informes de los servicios de asistencia, tipos de incidencias y calidad de las reparaciones,
  • VERIFICAR que todos los trabajos son concluidos de manera satisfactoria, tanto en las zonas comunes como en las privativas.

Durante la vigencia de la póliza, el corredor REPRESENTA Y DEFIENDE estrictamente los intereses de la comunidad de propietarios frente a las aseguradoras, tanto para la resolución de incidencias o siniestros como para negociar con peritos y reparadores. La ley le otorga esta facultad de representación del tomador y del asegurado ante las compañías, en todo lo relacionado con sus contratos de seguros, incluso ante los servicios del Defensor del Asegurado y el Servicio de Quejas y Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Por ello, si una comunidad contrata a través de un corredor, se asegura un magnífico servicio de atención postventa durante toda la vida de la póliza.

El corredor de seguros es el mejor asesor posible

Resumiendo, el corredor de seguros es un profesional cuyo amplio conocimiento, aptitudes y experiencia suponen de por sí una garantía de calidad en su servicio. Además del asesoramiento para alcanzar los objetivos que se desean, el corredor de seguros está obligado a prestar asistencia profesional de alta calidad. A todo lo anterior le sumamos la atención cercana y personalizada, que permite a los más tecnológicos hacer un seguimiento online de las incidencias, y a los menos duchos en las nuevas tecnologías hacerlo a través del teléfono o la visita personal. Sin ningún género de dudas, podemos afirmar que las comunidades de propietarios se benefician de los auxilios de una Correduría de Seguros como único interlocutor de confianza para resolver las incidencias de sus seguros.

¿Y todo esto cuánto cuesta? Para la comunidad y sus propietarios su coste es cero. Las prestaciones de un corredor de seguros son asumidas por las aseguradoras  como parte de la prima total, dentro del concepto de gastos externos. Además, tienen prohibido percibir otras remuneraciones que puedan poner en duda su independencia. El precio del seguro se compone de la prima de tarifa, los gastos internos, los gastos externos, el consorcio y los impuestos repercutibles legalmente; La suma de todos estos conceptos se conoce como prima total, y figura en el recibo expedido por la compañía de seguros.

José Silva

Administrador de fincas por vocación sin negocio.

Socio de José Silva Correduría de Seguros 

 Silva - protección jurídica


Los comentarios están cerrados.