SubID: consultorio

Uso indebido de elementos comunes (montacoches)

Uso indebido de elementos comunes (montacoches) (Imagen www.eninter.com)

Les hago esta consulta en vista de la incapacidad de nuestro administrador de fincas para remediar una situación de conflicto. Un propietario de nuestra comunidad está haciendo un uso indebido de elementos comunes, concretamente del montacargas habilitado para coches. El lo utiliza para sacar y meter la bicicleta en el aparcamiento comunitario. He de decir que el consumo eléctrico que genera dicho montacargas es excesivo. Por ello se le ha pedido amablemente que utilice las escaleras para trasportar la bicicleta. Esta persona se ha negado y continúa haciendo mal uso del montacargas.

Mi consulta es: ¿hay alguna ley que prohiba este tipo de actos o infracciones?

Y si continúa contraviniendo los deseos de la comunidad ¿qué acciones legales podría emprender la comunidad contra esta persona?

Respuesta

El uso indebido de elementos comunes en las comunidades de propietarios es un problema típico de convivencia. Como tal, es difícil de solucionar si el egoismo del infractor pasa por encima de los intereses comunitarios.

Los Administradores de fincas somos habitualmente solucionadores de problemas pero no hacedores de milagros. Y en la situación que nos plantea, poco se puede hacer.

Según comenta, ya se le ha pedido amablemente que deje de transportar su bicicleta en el montacoches. Queda por intentarlo -si no lo han hecho ya- en una Junta de comunidad. En ella, la comunidad puede adoptar formalmente el acuerdo de prohibir formalmente este uso indebido de elementos comunes. Puede incluirlo en las Normas de régimen interior si las tiene.  Después podría requerirle para que cese en esa utilización, apercibiéndole que -de no hacerlo- acudirá a la vía judicial. Pero no lo puede sancionar porque la comunidad no tiene poder coercitivo. Al final de este proceso, podrían iniciarse acciones judiciales, por incumplimiento de los acuerdos y los perjuicios económicos que puede acarrear a la comunidad. Este camino puede ser largo, costoso y de incierto final.

La mejor solución para este tipo de conflictos comunitarios suele ser la mediación vecinal. La mediación es un método de resolución de conflictos en el que las partes enfrentadas, con la asistencia de un mediador, dialogan y negocian hasta llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes. Representa la mejor opción para garantizar la convivencia pacífica entre los residentes en la comunidad. Lo fundamental de este proceso de mediación es la voluntariedad: las dos partes expresan voluntariamente su conformidad a participar en este proceso y a acatar la resolución final. El mediador  es un tercero imparcial que guía todo el proceso, facilitando el diálogo y ayudándoles a encontrar soluciones conjuntas que beneficien a todos. El inconveniente es que dos no negocian si uno no quiere.


Los comentarios están cerrados.